Costa peruana

Ñañañique – Centro ceremonial pre-inca de gran antigüedad

Ñañañique es el cerro que custodia a la joven ciudad de Chulucanas, hacia los años de 1986 y 1989 fue señalado como un sitio arqueológico de notable importancia, al ser un centro ceremonial pre-inca de mayor antigüedad que la Vicús.

Complejo Arqueológico en el Cerro Ñañañique
Complejo Arqueológico en el Cerro Ñañañique

Jean Guffroy, arqueólogo francés, determinó que “En Ñañañique se estaría frente a un principio de colonización cuyo centro dinámico se ubicó en los alrededores del cerro Ñañañique , posteriormente tuvo un crecimiento poblacional y una ocupación progresiva del valle cercano”( Guffroy 1992–1999). Esta hipótesis fue demostrada posteriormente con el trabajo arqueológico. El investigador señaló varias ocupaciones, por estratigrafía, con arquitectura y cerámicas distintas. El espacio fue sucesivamente ampliado en su ocupación, debido al crecimiento poblacional de los colonizadores.

Historia de Ñañañique

Guffroy estima que fue esencialmente un gran centro ceremonial con cuatro fases de evolución:

  1. Fase Ñañañique.- Iniciación de la construcción durante los siglos XI al XII a.C. Aquí se construyeron tres plataformas artificiales superpuestas, de 3.5 mt a 9 mt de alto. Son además características nuevas los bloques rocosos en forma de U y graderías cubiertas con un enlucido de arcilla, pozos ceremoniales de estilo pre Chavín y cerámica del tipo local A, local B y dos grupos más.
  2. Fase Panecillo.- Del siglo VI al IV a.C. Se edifica una plaza central rodeada de tres lados por 50 plataformas y edificios, en un área de 20 hectáreas. Al oeste de las plataformas se descubrió terrazas y escaleras que posibilitaban la subida hasta la cumbre menor del cerro.
  3. Fase La Encantada.- Del siglo IV al II a.C. Fase en que se abandona el centro ceremonial hasta los siglos X a XI a.C. Aquí la ocupan probablemente etnías tallanes.
  4. Fase Chapica.- Entre los siglos II y I a.C. El cerro deja de ser ocupado, la ocupación se desplaza a una loma contigua llamada Loma Leonor, donde hasta 1948–49 había una puerta de entrada a las haciendas de Yapatera y Campanas cuidada por un guardián llamado Leonor.

Características de este complejo arqueológico

El nombre Ñañañique es una deformación de Llallañique, antigua designación del cerro al pie del cual se edificó hace menos de cien años la ciudad de Chulucanas, perteneciente al entonces distrito de Yapatera.

El área total del promontorio ocupa más de 50 hectáreas y tiene una altura de 70 mt. Su suelo es pedregoso con greda rojiza. La investigación ocurrió entre 1986–1989 por arqueólogos especialistas del Instituto Francés de Investigaciones Científicas en Cooperación y la Pontificia Universidad Católica del Perú. La misión la integraron los científicos P. Kaulicke (responsable), K. Kakowski (Vicús), Anne Marie Hocquenglem (calendario ceremonial) y Jean Guffroy, destinado en forma especial a estudiar Ñañañique.

Se estima que el descubrimiento más significativo de Guffroy fue identificar “la existencia de un complejo del periodo Horizonte temprano de la primera mitad del primer milenio de nuestra era (siglos VIII – V a.C.)”, Y al lado de esa ocupación, una ocupación más tardía (Tallán-Inca), y menos importante, posiblemente fechada hacia los siglos XII–XV de nuestra era” (J. Guffroy: Informe, febrero 1987).

Es imprescindible que Ñañañique en la Región de Piura sea puesto en valor, descubriendo y guardando sus construcciones con un cerco perimétrico, desalojando a actuales y venideros invasores, así como edificando un gran museo arqueológico con cerámica de las cuatro fases descritas.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Don`t copy text!
Cerrar